martes, 7 de mayo de 2013

DÍA EN EL SAFARI MADRID

Ya hacía mucho tiempo que no visitamos el parque de Safari Madrid en Aldea del fresno y para Paula fue su primera vez en ver los watussis con sus largos cuernos y un montón de animales...



Como siempre y al olor de unas ricas zanahorias los animales vienen corriendo como no perderse un bocado y no dudan en ponerse delante de los coches si hace falta.


La oportunidad de ver animales en semi-libertad desde tan cerca es una gran experiencia que para los amantes de la naturaleza al menos es mejor que un zoológico normal por su cercanía. 


La zona de los mansos, permite que los animales se suban al coche literalmente y metan la cabeza dentro del coche para que les des un poco de comida, un buen reclamo que hace la experiencia superdivertida,


Paula se animó a dar de comer a los animales como si lo estuviese haciendo toda la vida



En algún caso los morros de los animales se ven realmente cerca


Los niños super felices rieron, corrieron....


Con las cabras como siempre lo pasamos fenomenal, salvo Alvaro que las cabras al verle se convierten en cabras asesínas


Paula de animó a darlas de comer y se rodeó de cabras sin muchos agobios.


Como siempre de lo mejor la exhibición de rapaces de la que os dejo una foto espectacular, y además nos encontramos con unos primos de Torrejón, que casualidad....


Después de comer momento para la relajación 


Y también para pasarlo bien con otras cosas que no son sólo ver animales.


Pasear un rato entre los animales que no están en libertad como los loros, serpientes, monos... y también de disfrutar en pareja


después a ver otra vez a los animales y de nuevo a meter la cabeza en el coche...


Casi le damos un besito en los morros a los animales, ja ja ja


Alguno ponían una cara que casi que daba miedo....


Y Alvaro a veces se asustaba más de la cuenta,

Y Paula se animó con papa que casi deja que se metan los animales al coche, salvo por el calor que pudimos disfrutar de unos 24º muy agradables,


A veces la verdad es que alguno miraba y si se arrancase...


Paula, como Alvaro, aprovecho para ir tomando clases de conducir, ja ja ja


Nos reímos un ratito 


Al final volvimos de nuevo a ver las serpientes y las rapaces, prismáticos en mano para no perderse nada


y Paula se acercaba con los prismáticos con mucho interés que hasta el naturalista miraba extrañado, ja ja ja

Bonita experiencia que debemos repetir en no mucho tiempo

1 comentario:

  1. Que buen dia...preciosas fotos y esas caras de felicidad...

    ResponderEliminar